¿Y a qué viene esto de la Vida en Verso?

Sí, sí.. No hace falta disimular… Sabemos que muchos os lo estaréis preguntando…También habrá alguno por ahí al que crea que esto de la poesía es solo para personas dotadas de una sensibilidad súper especial y otros tantos convencidos de que la poesía no tiene nada que aportarles a estas alturas.

Y aunque no lo creáis, así pensábamos también muchos de los que ahora nos encontramos a bordo de este barco/avión de papel/nave espacial de La Vida en Verso. Y es que aunque aquí todo el mundo es de su padre y de su madre, con sus propias historias y caminos personales e intransferibles, todos compartimos a día de hoy el deseo de aprender a mirar la realidad de forma más completa y profunda. Y es que, como hemos podido experimentar en nuestras propias carnes, esta mirada puede cambiarte la vida, o más bien, la manera de vivirla. 

Y fue esta apertura de miras la que nos llevó hace dos años a montar la Casa Amarilla:
El sueño de Van Gogh fue crear una comunidad de artistas en la que él y algunos compañeros de profesión y modo de vida pudieran compartir sus pasiones sin tener que preocuparse de otra cosa que de crear. El pobre no pudo ver realizado nunca su sueño, porque como bien pudo comprobar Gauguin, convivir con este genio pelirrojo era todo un deporte de alto riesgo debido a los brotes psicóticos que sufría como consecuencia de su difícilmente diagnosticable enfermedad. 
200 años después, hemos rescatado esta idea para bautizar un nuevo espacio que consiste básicamente en compartir poesía sobre un tema concreto y, ya que estamos, debatir sobre temas sobre los que tendemos a pasar de puntillas como la felicidad, la muerte, la vejez, el amor… Después de un par de años de reuniones más o menos periódicas, la Casa Amarilla se ha acabado convirtiendo en una excusa para juntarnos todos aquellos interesados en comulgar con la belleza de un poema, un cuadro, una canción o un libro. Y es que puede que no todo el mundo tenga el talento necesario para ser un artista, pero todos tenemos la capacidad de admirar y saborear la belleza que nos rodea.

Y para compartir esta visión con el máximo número de personas posible hemos creado La Vida en Verso, un espacio desde el que combatiremos día a día la estrechez de mentes y el vacío de espíritu con la ayuda de una dosis diaria de poesía. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *