La hoja- Isabel Carrión

Respiré el último
y postrero aliento,
al mismo tiempo
que me desprendía
de mi sustento.
Caí delicada
mecida por el viento…
y toqué el suelo,
caliente
como el fuego.

Siempre soñé
con navegar
el riachuelo,
que transcurria
en el subsuelo,
pero…
¿Cómo llegar
tan lejos?

Quise fundirme
bajo el cielo,
ser una más
bajo su velo.
Pero ya no sé,
ya no recuerdo
mi deseo.

Isabel Carrión

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *