Mario Míguez- 7 poemas

Mario Míguez es un poeta madrileño fallecido de forma inesperada en diciembre de 2017, a los 55 de edad, mientras la editorial Renacimiento preparaba la antología Difícil es el Alba. Esta recoge los 3 poemarios del autor: 23 poemas(1998), Pasos (2006) y El Cazador (2008).

1. Confusión

Ay, ¿por qué ofrezco cosas que no tengo?
Mi amor es generoso pero estéril…
Soy el sediento cuya fantasía
destila un agua que reseca el alma;
el desnudo que brinda en su locura
frío abrigo y oasis de espejismo;
el mudo que prodiga mil discursos
y hechiza con vulgares sentimientos;
el que regala ciego sus caricias
odiándose así mismo en su ignorancia.
Vacías y muy sucias me sorprenden
mis manos, la torpeza de su entrega.
Ay, no sé distinguir mi amor de mí;
confundo la existencia con la vida

2.Mi voz

Ensucio todo hablando demasiado.
Cobarde charlatán, ruidoso hipócrita,
solo de mis mentiras no me quejo.
Qué duro me es callarme por lograr
una palabra humilde y necesaria
tras de la cual yo quede imperceptible.
Debo callar, permanecer callado.
Aunque lo sé de siempre, no lo cumplo:
mi voz tengo que hacerla de silencio.

3.El delfín

Así como el delfín solea su ágil cuerpo
si un destello de luz lo atrae allá en la altura
y salta y abandona así, por juego, el agua
en un impulso limpio, alegre,
y es puro brillo y gracia en superado límite
y vibra pleno, y sólo así respira,
ya en su cielo, por encima del mar,

así también yo solo, en completo abandono,
dejo a veces el mundo, enamorado
de un destello divino
y asciendo, fiel, un hondo instante
a bañarme en su luz
y doy todo mi amor en el esfuerzo, el juego,
y sólo así respiro, y sólo así
puede mi corazón seguir latiendo
después de nuevo aquí con alegría.

4.Versos

Apenas nada más que escribir versos,
apenas nada más me ha sido dado
que esta ardua servidumbre, que este esfuerzo.
Sin ellos mi sentido es muy precario.
Sólo cumplo mi encargo y doy mi diezmo
si queda algo de amor aquí vibrando,
en palabras que son mi escaso tiempo.

5. Difícil es el alba

Difícil es el alba.
Difícil ascender en el camino
creando el mediodía.
Al declinar la luz hacia la tarde
se abandona el esfuerzo:
nadie puede luchar contra la noche,
sólo queda aceptarla.
Difícil es vivir mientras se asciende
creando el mediodía,
sin declinar jamás hacia la tarde
ni rendirse a la noche.
Permanezcamos siempre amaneciendo.
Sea ascenso el camino.
La nuestra es la ardua luz de lo que nace
creando el mediodía.
La nuestra es siempre la virtud del alba.

6.Sol constante

Ahora sé que tus llamas dan dulzura,
que la luz de tu fuego, Sol, es gracia.
Me quemaste en el día, y fue mi culpa:
menosprecié con qué fuerza me amabas.
Y vienes a curar mis quemaduras
con suavísima mano: la luz mansa,
la fresca luz que prestas al a Luna.

 7.Care Pater

Duerme tranquilo, padre, estoy despierto.
Tu mano está en mi mano, como estuvo
la mía entre las tuyas, cuando niño,
y nunca he de soltarla mientras vivas. […]
yerran
aquellos que me dicen que a tu lado
yo destruyo mi vida, que la pierdo […]
y al escucharlo me es inevitable
sentir asco del tiempo en que vivimos:
me parece tan triste y repugnante
que esa noble palabra, sacrificio,
les sea incomprensible a casi todos…
No es extraño; ya apenas nadie sabe
qué cosa es el amor…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *