Primavera frecuente

Es esa sensación. Ya la conoces.

El tren asciende a la superficie

y te sorprende el día

amaneciendo

(ha venido con colores nuevos)

Lees los periódicos. Anoche

lloraron los niños de Siria,

perdieron los de siempre la Liga,

hicieron a Trump presidente del mundo,

mataron a Dios en Palestina.

Y anuncia el Corte Inglés

que la primavera ha llegado

pero yo lo sabía de antes

cuando vi, tímidamente,

tu bicicleta aparcada en mi puerta

y tu vestido de seda

y  tus labios fruta de temporada (tiempo preciso de espera)

y en las yemas de tus dedos floreciendo

alondra de antigua ausencia.

Primavera

que se desborda

por los bancales de barro y de piedra.

Parece que llega tarde.

Parece que nunca llega.

La aguarda tu pecho abierto

como surco sediento en la tierra,

nostálgico

de manos labradoras

y de brotes furtivos de hierba.

A pesar del fuego abierto, los frentes y las trincheras

la primavera es frecuente,

la primavera se cuela

en los pasos, las esperas

las miradas de la gente.

Hay una distancia, un tiempo,

                                                                                    una luz

que nos apremia.

Abre el balcón. Un campo

                   infinito

de aletargados corazones de mármol

                                                                                está despertando afuera.

Poema-Álvaro Mota Medina

Ilustración- M.Belén Corso

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *