Tecnología o esclavitud

Todo comenzó con un reloj,
un artilugio traicionero,
un aparato medidor
que marcaba nuestro tiempo,
controlaba cada instante,
limitaba cada momento,
le robaba su magia
al fluir del viento.Ahora somos presas
de este maldito invento,
tratar de huir es en vano,
en una red de artilugios
hemos sido atrapados,
nos van robando la vida,
poco a poco, paso a paso,
sin que nos demos cuenta
de nuestro profundo fracaso.

Nos van quitando la risa
nos van quitando el pasado,
pronto no seremos más
que un vacío cascajo,
sin alma ni pensamiento,
sólo quedará el lamento
de lo que pudo haber sido,
al final de este latido
recibiremos nuestro castigo:
el eterno vacío del olvido.

 
Isabel Carrión

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *