Zorrilla y su abuela

El pequeño José cantaba
por el viejo caserón,
por sus pasillos jugaba
sin prestar mucha atención,
en la noche se escuchaba
el tarareo de una canción,
era su abuela que arrullaba
al muchacho en su jergón.
 
-¡Abuelita, Abuelita!
cántame con más pasión
que mis padres me dicen
que esto es una invención.-
 
El pequeño José reía
y cantaba al mismo son,
que cantara su abuela
a la que jamás conoció,
nadie, ni en su casa
por más que él lo juró,
fue capaz de creerle
cuando este empeñado contó,
que cada noche su abuela
venía a dar su protección,
del más allá acudía
para dar su bendición,
pues a su niño quería
con total abnegación.
 

-Isabel Carrión-

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *